miércoles, febrero 09, 2011

Los versos

renacen en aves
conforme los recito
llenan de color el firmamento
fugaces y eternos
en pos de hilos de Tiempo

convertidos en manos
que contienen los silencios

en agua diáfana que cura
mis quejidos

en visiones delicadas
de soles infinitos

los escribo y vencen al Fuego.

No hay comentarios.: