lunes, agosto 07, 2006

Nada

El vacío que lo cubre todo:
deambulando entre vivo y muerto;
con la única esperanza de no
tener que postergar la hiel;
ese amargo de la lengua
que todo lo juzga.

El viento que se lleva todo:
las caricias no encontradas,
el leve espasmo de las carnes
de las risas olvidadas.