jueves, octubre 07, 2010

Desviviendo

La luz inunda los ojos;
una llamada, febril contingencia,
incapacitado.

Que repique de este lado
el teléfono... Silencio.
La fiebre emborracha a las palabras
y hacen una orgía.
Cefalea. Taladro infame.

Todo se decide con un botón,
estás o no.

No hay comentarios.: