sábado, octubre 02, 2010

Amatista

Esos ojos rutilantes, 
que van cargando soledad y tristeza,
desnudándola en episodios oníricos,
en medio de paredes desgarradas,
con la luz ardiendo
en la piel de las plebeyas.

Vienen con
canciones que llevan al ritmo
de tu espalda,
horizonte hondo
de hazañas de fuego,
en calma.

No hay comentarios.: