martes, noviembre 17, 2009

Jerusalem

Tu haces que el sueño se vaya,
que la Poesía fluya en mí,
que mi ego claudique en los momentos,
que el cansancio se rinda en el intento.

Eres mi Templo y mi Arca,
el Igloo que me cuida del invierno,
que precedes a la Luna en mi nocturno,
que le das el nombre a mi Verdad.

martes, noviembre 10, 2009

Llenandome

y darte un beso tierno...
y que te quedes en mis brazos...

Que el silencio
nos llene de recuerdos
y nos haga sentir
lo que el verano nos trajo,
ese calor en el alma
y en los labios
que invitan a besarlos.

Desde y cuando

No sé si hoy he dejado de amarte
o desde cuándo me pregunto
si el segundo
que transcurre lentamente
mientras veo nuestra historia
ha pasado sin tocarte,
sin preguntarte por el miedo.
No sé, hoy he dejado de amarte.

Ahora

...solo quiero abrazarte,
que el dolor quede entre líneas;
que se nos cure el alma
de ese fuego
que no es el eterno
y el Tiempo no deje
que el polvo nos cubra,
que no nos detenga.

Ahora sólo quiero olvidarte,
que el dolor vaya o venga,
si no importa la huída,
si el peso de este cuerpo
no es suficiente
para que encalles en este puerto,
si sigues etérea a pesar
de que el sueño ya no es,
sino Vida.

A mano armada

Mi mente se ha robado a mi cuerpo
mientras pienso en tí:
cantando lento
el chasquido de los dedos
que me mueven
aqui dentro
sin la levedad,
sin devenir;
cantando lento
el pasar de los años
en que me he vuelto de sal
y no te cubro con mi manto...
¡qué desatinado!