jueves, noviembre 29, 2007

miércoles, noviembre 14, 2007

Luz

Este cansancio sólo me lo arrancan tus brazos.
Pero ahora abrazo la nada,
esperando que me surja la necesidad de inhalar
todo el polvo de estrellas
que llena la calle
de esta amargura.
El vacío inflamaba mi pecho
y no dejaba pensar en la necesidad,
en la mortífera enfermedad
que llenaba mi alma...
Ahora sólo me lleno de luz.