martes, abril 17, 2007

Elíxir

Sentir que el alma
difama la carne
al querer traspasarla
y reunirse
contigo
en verdades pasadas,
futuras y sobre
todo presentes.

Ese es el misterio
que guardan celosamente
mis palabras,
agujas del tiempo,
medida del oro infinito
que fundo
en la alquimia
nunca aprendida.