martes, julio 25, 2006

Mar por-dentro

No es que seas etérea
ni que la fidelidad
sea un himno que no sepa cantar
Sólo es que no sé en que puerto encallar
la eslora de mi felicidad